Ética y deontología

¿Y si resulta que la rubia no es tonta?

Esto, hacerse preguntas, es un buen método para romper estereotipos. Y responder a esas preguntas, la segunda parte de la mecánica, una buena forma para alcanzar el cerotipo.

Hace poco hablaba con una buena amiga que me contaba que, paseando por la calle, se había “cruzado con un grupo de negritos, de estos que son de fuera, no sé cómo los llamas tú”. La frase, así, para como para romper el hielo, no es acertada. Está cargada de prejuicios. No obstante, quise mostrarme colaborativa y continué la conversación

-¿Y qué pasó? – le pregunté a mi amiga.

– Que me asusté, qué va a pasar- me respondió.

-¿Por qué te asustaste, es que te dijeron algo? – quise saber.

-No, no me dijeron nada, ellos pasaron, eran un grupo y yo me quedé en medio de todos. Me asusté porque eran negros y no los conozco- me explicó mi amiga.

-Otro día no te preocupes, no puedes conocer a todos los negros del planeta- dije mientras me miraba con una mueca de burla.

¿Y si hubiesen sido blancos?, me pregunté. ¿O verdes?

Los prejuicios

Esta situación de miedo tiene razón en el prejuicio y en el estereotipo. Si bien el prejuicio es una distorsión cognitiva que nos ayuda -muchas veces erróneamente- a interpretar un escenario, es también una percepción parcial de la realidad llamada “sesgo de confirmación”. Nos sentimos más protegidos con quien consideramos un igual, una situación que se repite en diferentes ámbitos de nuestras relaciones sociales: por ejemplo, en el caso de mi amiga, quien percibió a esas personas, que ella no consideraba unos iguales, como una amenaza; leemos la prensa que es más próxima a nuestra ideología porque estamos más cómodos o nos relacionamos con personas, o las seguimos en redes sociales, que piensan más parecido a nosotros (caja de resonancia, otro día hablamos de esto). Y así organizamos los pensamientos, colocando etiquetas y haciendo esquemas mentales para interpretar aquello que acontece de una forma segura.

Fuente de la imagen: https://www.eltornbarcelona.com

Cómo colocamos etiquetas = estereotipos

Para colocar esas etiquetas, y organizar las imágenes o mensajes que percibimos del entorno, contamos con varias herramientas que suponen un filtro a esa información que recibimos. La primera de ellas, el conocimiento previo, es decir, ese estereotipo. Con él encajamos características, generalmente negativas, a un determinado grupo que afectan de forma directa a las personas que integran ese colectivo. La segunda de ellas es la educación y el hecho de que lo has aprendido se encuentre alineado o no con tu percepción. La tercera, nuestras experiencias personales, que nos ayudarán a ignorar todo aquello que no suponga una amenaza para poder sobrevivir en el entorno.

Del estereotipo al cerotipo

Mi amiga me lo dijo, “no sé cómo los llamas tú” (a los negritos). “Personas”, dije, “yo los llamo personas” (es lo que son, no es un término especializado). Y este es el reto de los medios de comunicación modernos y de los comunicadores, crear una nueva narrativa que consiga que los receptores construyan su imaginario colectivo e interpreten la realidad en función a un cerotipo, en lugar desde un estereotipo.

Para ello, social e intelectualmente, tenemos que deconstruir mitos, prejuicios y estructuras mentales. Y volver a construirlas y organizarlas. Requiere hacerse preguntas y responderlas dejando a un lado los prejuicios. Y de forma transversal, es necesario, también, una nueva narrativa que debemos construir entre todos, partiendo de los medios de comunicación y el ejercicio crítico del Periodismo.

Preguntar es lo que hemos hecho en esta investigación científica publicada en la revista Inclusiones, relacionada con los prejuicios hacia los extranjeros. Porque, a lo mejor, si nos cuestionamos los prejuicios, la rubia no es tonta.

Lecturas recomendadas:

Barrutia Navarrete, M. Fake news y extranjería: la desinformación como respuesta al estigma social. Revista Inclusiones. Vol: 7 num Especial (2020): 286-305. Disponible en https://revistainclusiones.org/index.php/inclu/article/view/1710

Dominguez, Yolanda. (2021): Maldito estereotipo. Penguin Random House Grupo Editorial, Barcelona.   

Fuente de la imagen de portada: https://www.eltornbarcelona.com/verdades-mentiras-sobres-esteriotipos/

COMUNICADORA Y FOTOPERIODISTA DOCTORA EN PERIODISMO DOCTORA EN CIENCIAS JURÍDICAS AGENTE DE IGUALDAD DE GÉNERO Es periodista y fotoperiodista de formación y profesión. Con gran trayectoria académica, es Doctora en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Doctora en Ciencias Jurídicas por la Universidad de Granada. Titulada como agente de igualdad por la Universidad Europea Miguel de Cervantes, en la actualidad es responsable del departamento de comunicación del GRUPO GEA, cargo que ocupa desde 2017 .

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies